Nueva generación:

El final es solo el principio